Arde el continente, necesita una reforma

El impresionante legado de Calvino a la Teología
25 octubre, 2019
Protestantes, o ¿Reformadores del cristianismo normal?
4 noviembre, 2019

Arde el continente, necesita una reforma

Vivimos en América Latina una crisis que tiene como epicentro actual Venezuela, y que lentamente se  extende a toda la región; dicha crisis desafía al cristianismo, fe que es sustentada por una inmensa mayoría de la población.

Al ahondar en las causas que originan dicha situación crítica se observa que existe un distanciamiento entre la fe cristiana que se cultiva en los países latinoamericanos, y la fe cristiana que tiene como sustento la Palabra de Dios.

Resultado de imagen para crisis en america latina

Entonces creemos que para revertir esta crisis que se extiende por el Continente, es necesario un retorno a los principios y valores que son característicos del cristianismo; volver a la Palabra de Dios. Lo cual significa que el cristianismo en nuestro Continente requiere  una profunda revisión, y tal vez una reforma similar a la inspirada por Lutero en Alemania hace alrededor de quinientos años.

El 31 de octubre del año 1517, Martín Lutero clava en la puerta de la Catedral de Wittenberg las noventa y cinco tesis que fueron la chispa que enciende la Reforma, un movimiento nacido en el seno de la Iglesia Católica, que se propaga por Alemania inicialmente,  luego alcanza a toda Europa, generando  cambios en el rumbo del cristianismo, y en la cultura occidental.

Las ideas de Lutero tienen como antecedente la influencia de los valores de la Época Moderna caracterizados por el progreso de la ciencia, la comunicación, y el imperio de la razón. En aquellos días se pregonaba la importancia de la “vuelta a las fuentes”, siendo ésta la Edad Antigua conocida como Época Clásica, anterior a la Edad Media.

Lutero es un religioso agustino muy devoto, que practica el ayuno, y el sacrificio corporal como disciplinas espirituales; tal vida tan rigurosa motiva a que su superior le proponga continuar su formación académica, lo cual hace ampliando de ese modo su formación intelectual, y su pasión por el estudio de la Biblia.

 Lutero contrasta la realidad del cristianismo practicado en sus días con la Palabra de Dios, y observa las contradicciones de aquella realidad con lo establecido en la Sagrada Escritura. Su pasión por el estudio de la Biblia finalmente da resultado, un día lee Romanos 1:16-17, y aquel texto cambia su vida, y es la semilla que fructifica en la Reforma.

Resultado de imagen para 95 TESIS DE LUTERO

En esencia lo que Lutero propone es volver a los principios de la Biblia, los cuales él sistematiza en sus famosas cinco solas. Cinco solas son cinco frases en latín que surgieron durante la Reforma protestante y resumen las creencias teológicas básicas de los reformadores en contraposición con la doctrina católica.

Las cinco solas expresaban cinco creencias fundamentales, que los reformadores entendían como pilares esenciales para la vida y práctica cristianas. Todas y cada una de las solas rechazaban o se oponían explícitamente a prácticas y doctrinas extendidas a comienzos del siglo XVI en la cristiandad latina y que los reformadores criticaban, atribuyéndolas a la usurpación de competencias, atributos o cualidades por la jerarquía eclesiástica de la Iglesia católica, y especialmente por su cabeza, el Papa; y que en realidad correspondían, o bien únicamente a Dios, o bien a todos los cristianos, el sacerdocio universal.

Las cinco solas son:

  • Sola scriptura: Solo por medio de la Escritura.
  • Sola fide: Solo por la fe Dios salva.
  • Sola gratia: Solo por la gracia.
  • Solus Christus o Solo Christo: Solo Cristo, o, Solo a través de Cristo.
  • Soli Deo gloria: La gloria solo para Dios.

Originalmente Lutero no desea romper con su Iglesia, lo que pretende es elevar su voz alertando y exhortando a volver a la Palabra, a la fuente. Aquello no es comprendido, y como resultado ocurre un cisma en la cristiandad; la Iglesia Católica responde con una Contra Reforma, y los seguidores de Lutero se multiplican para dar lugar a la Iglesia Luterana, y posteriormente a los distintos movimientos que se agrupan como iglesias reformadas, bautistas, y en general a las iglesias evangélicas.

Aquel movimiento reformador de la cristiandad, o vuelta a la Palabra, se extiende por Europa generando grandes cambios en la cultura occidental; sin embargo la Reforma nunca impactó al Nuevo Mundo, al Continente Americano, pues el cristianismo que vino en las naves de Colón, y subsiguiente en la conquista y colonización, hubo mínima influencia de la Palabra.  

Pasados 502 años, se cumplen este 31 de octubre de 2019, en América aún hace falta una vuelta a la Palabra que impacte al Continente y propicie una verdadera Reforma como la que impulsó Lutero.

En estos días, se escenifica en el sur de nuestro Continente una arremetida de las fuerzas de izquierda inspiradas en los ideales del marxismo, que evidencian la escases de los principios y valores de la fe cristiana, inspirados en la Palabra de Dios, que son el sustento del cristianismo. Un Continente catalogado como cristiano porque la mayoría de sus pobladores profesa el cristianismo desde la cosmovisión católica algunos, y desde la evangélica otros, no ha podido, o no ha sabido, dar respuesta a las necesidades de las mayorías pobres, que buscan justicia, en sus múltiples formas, por intermedio de adherentes a ideologías que se las prometen.

Resultado de imagen para JUSTICIA SOCIAL

La justicia social, y justicia en todas sus dimensiones, es un tema, una doctrina, una exigencia de la Biblia, la Palabra de Dios; por lo tanto es incomprensible que un Continente que supuestamente es cristiano y tiene a la Biblia como fuente de autoridad, primero que haya injusticia, y segundo que se busque en ideologías opuestas al cristianismo la solución a las crisis generadas por la injusticia.

El fracaso del cristianismo en el Continente Americano es lo que genera la realidad que vivimos. Sé que estas palabras son duras, y hasta pueden generar rechazo, lo cual es comprensible; sin embargo para salir de esta crisis continental no podemos analizar la realidad con eufemismos, ni con sordinas; necesitamos un diagnóstico sincero aunque duela.

Revisando la realidad del Continente desde México, en América del Norte, hasta la Argentina, en América del Sur, podemos afirmar que, exceptuando Cuba y tal vez Haití, el resto de Países han tenido gobernante cristianos, o al menos integrantes de la Iglesia Católica, ¿Cómo han sido sus desempeños?  Los resultados están a la vista.

Es por lo cual, con urgencia se requiere en el Continente una Reforma en la cristiandad inspirada en la Palabra de Dios. Una vuelta a la Palabra, a la Sagrada Escritura. No estamos incentivando que los católicos rompan con su Iglesia, estamos proponiendo un retorno a los orígenes del cristianismo que es Jesucristo, y su Palabra.

No es una vuelta a la religión, es enfocar la vida en la Palabra, y practicarla; no basta con solo ir a Misa, o al Culto, para cumplir con una devoción religiosa; es necesario abrir la maravillosa Palabra de Dios, deleitarse en su lectura, meditar en ella, estudiarla sistemáticamente, y ponerla en práctica. Cuando esto ocurra, comenzará a cambiar la vida de los cristianos, y aquello impactará en el Continente.

Muchos tal vez piensen en la necesidad de batallar contra las ideologías, y filosofías opuestas al cristianismo, la batalla no es contra las ideologías, en el sentido de plantearles pelea en el campo de la apologética; el gran desafío de los líderes cristianos es inspirar a sus feligreses a fundamentar la fe en la Palabra de Dios, a dar vigencia a los valores cristianos, a practicar lo que la Biblia enseña.

¿A qué nos referimos? A ejercitar valores como la honestidad, la responsabilidad, la cooperación, la productividad, el trabajo, los cuales están enraizados en los principios trazados en la Palabra de Dios.

También hacemos referencia al sincretismo ideológico de quienes plantean mezclar la doctrina cristiana con ideologías socialistas de corte marxista; o igualmente con las opuestas que sustentan el capitalismo; aquello tiene el repudio de Pablo cuando expresa “no os unas en yugo desigual con los incrédulos”, 2 Corintios 5:14.

Uno tiene derecho a dudar de la consistencia teológica, y de la fidelidad a la Palabra de aquellos teólogos, o cristianos en general que adopten la ideología socialista marxista, y batallen en sus trincheras. Quien suscriba un pacto ideológico con el socialismo marxista es un ignorante sumamente peligroso; porque, o ignora el poder de transformación individual y social de la Palabra de Dios, evidenciado en la misma Sagrada Escritura, y en la Historia, Lutero un ejemplo; o ignora lo que es el marxismo, lo que es inconcebible en un teólogo.

Imagen relacionada

Existe otro fenómeno en el seno del cristianismo latinoamericano; al menos en la realidad en la que me desenvuelvo, el mundo evangélico.

En el ámbito evangélico, tienen una cosmovisión errada al establecer sus estrategias de evangelización; parten de la incorrecta creencia de que van a compartir la fe con un pueblo de inconversos, es decir con alguien que desconoce la fe cristiana. Tal percepción es inconsistente, al menos en la mayoría de personas en Latinoamérica, donde se profesa el catolicismo.

Es como si un hermano pentecostal acuda a la casa de un bautista a convencerle de aceptar a Jesucristo; ambos comparten una fe común, sustentada en los principios de la Palabra de Dios; aun cuando tienen algunas diferencias doctrinales dado que interpretan la Escritura de acuerdo a su cosmovisión.

Un católico no es “inconverso”, es una persona que cree en Cristo, siguiendo las pautas que marca la Iglesia Católica; esa persona hizo el Catecismo, fue iniciada en los principios del cristianismo, aprendió el credo de los apóstoles, versión católica,  cree en los dogmas básicos del cristianismo, tales como la Trinidad, la Divinidad de Cristo, que la Biblia es la Palabra de Dios; y reza el Padre Nuestro. ¿Cuál es la necesidad básica de un católico respecto de su devoción? Ir a la Palabra de Dios, meditar en ella, estudiarla, y practicarla. ¿Sólo de un católico? Todo cristiano necesita ir a la Palabra y practicarla.

Resultado de imagen para CATOLICO

Cuando en Latinoamérica el cristiano acuda a la Biblia, e impacte a la población con el poderoso mensaje en ella contenido, cambiara nuestra realidad. Porque los gobernantes apegados a los principios bíblicos minimizarán la corrupción, el populismo, la pobreza, las injusticias en todas sus manifestaciones; al contrario generarán prosperidad, progreso, justicia, calidad de vida, en el mundo empresarial habrá una distribución justa del trabajo y de la riqueza obtenida gracias a sus trabajadores; y la población en general suscriba y practique las enseñanzas de la Sagrada Escritura.

En América Latina hace falta una Reforma como la de Lutero, inspirada en la Palabra de Dios, enmarcada en nuestro contexto.

Fuente:

  • Datos históricos: Wikipedia
  • Notas personales
  • Imágenes: Google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *